sábado, 22 de abril de 2017

FOBIAS SIMPLES


Es fácil ser valiente
desde lejos

Esopo


Las fobias simples producen un miedo irracional ante la presencia del estímulo fóbico.

La reacción en la mayoría de los casos es la evitación del estímulo o situación que genera el pánico, aunque en un caso concreto, el miedo a la sangre y las inyecciones, la respuesta emocional es el desmayo.

Hay muchos tipos de fobias, algunas son más típicas de las diferentes etapas evolutivas y otras obedecen a miedos aprendidos e incluso a una cierta preparación biológica (tiene un cierto sentido tener miedo a animales peligrosos como las serpientes).

El tratamiento de las fobias simples es muy sencillo y eficaz. Se basa en exposición en imaginación y en vivo, de una forma gradual, a veces con modelamiento por parte del terapeuta.


ARTÍCULOS RELACIONADOS














LAS FOBIAS ESPECIFICAS

La fobia específica consiste en un temor intenso y persistente, que es excesivo e irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específicos. Por ejemplo: miedo a volar, a la altura, vértigo, precipicios, animales o insectos, ascensores, espacios cerrados (claustrofobia), oscuridad, administración de inyecciones, visión de sangre o heridas, ingerir determinadas comidas o medicamentos, ir al dentista, etc.

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS FOBIA ESPECÍFICA - DSM IV

A. Temor acusado y persistente que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específicos (p. ej., volar, precipicios, animales, administración de inyecciones, visión de sangre).

B. La exposición al estímulo fóbico provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional o más o menos relacionada con una situación determinada.

Nota: En los niños la ansiedad puede traducirse en lloros, berrinches, inhibición o abrazos.


C. La persona reconoce que este miedo es excesivo o irracional.
Nota: En los niños este reconocimiento puede faltar.

TRATAMIENTO DE LAS FOBIAS ESPECÍFICAS

En la primera mitad del siglo XX las alternativas terapéuticas para las fobias, que hoy denominamos específicas, se reducían básicamente al psicoanálisis. A partir de la obra de Joseph Wolpe la llamada terapia de conducta entró de lleno en el campo de las fobias. Desde entonces la mayor parte de los tratamientos para este tipo de trastorno implican algún tipo de exposición a los estímulos temidos, ya que de las teorías explicativas conductuales se desprende que dicha exposición en ausencia de las consecuencias temidas tendrá como resultado la extinción de las reacciones fóbicas.

FOBIA A LA ENFERMEDAD . HIPOCONDRÍA




La fobia a las enfermedades cursa con un miedo intenso a padecer una enfermedad o a poder contraerla con facilidad. Si bien la preocupación por la salud puede considerarse un comportamiento normal y adaptativo, ésta se convierte en un problema clínico cuando la preocupación o el temor alcanzan niveles que afectan al funcionamiento general del individuo o cuando éste lleva a cabo conductas desadaptativas o que interfieren con su funcionamiento normal.

El concepto de fobia a la enfermedad se equipara con el concepto de hipocondría, siendo el primer diagnóstico más benigno que el segundo.


FOBIA A CONDUCIR: AMAXOFOBIA

¿Qué es la Amaxofobia?

El término Amaxofobia hace referencia a la respuesta de intenso temor e incapacidad que experimentan algunas personas al conducir un vehículo o simplemente al pensar que tienen que hacerlo.

En general, se inicia con una aguda crisis de ansiedad (a veces un ataque de pánico) mientras se está conduciendo. La intensa sensación de falta de control que esta experiencia negativa provoca, acompañada de una serie de pensamientos catastrofistas sobre lo que podría haber sucedido produce un gran impacto emocional y un fuerte temor ante la posibilidad de que la crisis se repita o se produzca finalmente un accidente de tráfico.

HEMATOFOBIA: FOBIA A LA SANGRE

Las personas que tienen fobia a la sangre temen las heridas, cortes y las jeringuillas. Esta fobia presenta algunas características que la diferencian del resto debido que la respuesta corporal ante la sangre es diferente del resto de las fobias ya que se trata de una respuesta bifásica, con un incremento ´de la presión arterial seguido de una caída brusca lo que puede conducir al desmayo (síncope vasovagal).

Cuando una persona con hematofobia está en presencia de sangre se va a producir un aumento de la respuesta cardiovascular, aumentando así el latido cardíaco y la presión arterial, sin embargo, justo después este aumento disminuye de forma brusca provocando nauseas, mareos, sudores, palidez y, en ocasiones, el desmayo. Es por esto por lo que las personas con este tipo de fobia suelen relatar una historia de episodios de desmayos recurrentes.


viernes, 21 de abril de 2017

MIEDOS EN LA INFANCIA SEGÚN EL PATRÓN EVOLUTIVO



0-6 MESES
Pérdida súbida de soporte (base de sustentación), ruidos fuertes

7-12 MESES
Miedo a las personas extrañas. Miedo de los objetos que surgen súbida e inesperadamente

1 AÑO
Separación de los padres, retrete, heridas, personas extrañas